miércoles, 11 de septiembre de 2019

ALSACIA: CRISOL DE TERROIRS


Bien sabemos que Francia, se sitúa en el primer plano vinícola mundial. Después de visitar Burdeos, Champagne, y Borgoña, este año toca conocer Alsacia, una zona que, junto a las nombradas anteriormente, forma parte de las regiones más cotizadas del país galo.

La región de Alsacia, debido a la diversidad de sus suelos, su clima peculiar, sus variedades de uvas perfectamente adaptadas, el modo de intervención y el “savoir faire” de sus productores, constituye un terroir único de gran prestigio mundial. Su situación geográfica en una zona fronteriza de ancestrales conflictos y gran inestabilidad política durante varios siglos es la responsable de que Alsacia no haya conseguido hasta hoy, tanta fama como Burdeos o Borgoña. 

Los vinos producidos en Alsacia, tienen una gran influencia germánica, por lo que destacan algunos de los más notorios Riesling del mundo, aunque en el mercado de la exportación, quizás son más conocidos sus muy aromáticos Gewürztraminer. La Denominación de Origen Controlada Alsacia nace en 1962, Alsacia Grand Cru en 1975 y Crémant de Alsacia en 1976. Es importante tener en cuenta que la mayor parte de las uvas utilizadas en Alsacia no se encuentran en ninguna otra zona vinícola de Francia. Tan sólo la Pinot Gris y la Pinot Noir están presentes en otras regiones francesas. De hecho, tanto la Riesling como la Gewürztraminer están prohibidas en el resto de Francia. Sólo Alsacia tiene el privilegio de utilizar estas variedades, y también de acuñar el término “Sélection de Grains Nobles” para los vinos dulces elaborados a partir de uvas afectadas de Botrytis cinerea.

Su extraordinaria variedad edafológica, donde podemos encontrar un auténtico mosaico de suelos que van desde las calizas y margas hasta las rocas graníticas o volcánicas, pasando por las areniscas y los limos, contribuye a hacer de Alsacia una región vinícola sorprendentemente original. Los mejores “crus” nacen de la observación y el conocimiento de generaciones de viticultores. La experiencia de generaciones de viticultores, ha revelado los suelos más notables, a menudo empinados e idealmente expuestos. Hoy, 51 parcelas delimitadas según estrictos criterios geológicos y climáticos constituyen el mosaico de los Grands Crus d'Alsace. Los vinos resultantes representan tan sólo alrededor del 5% de la producción. Esta sorprendente variedad de suelos es el resultado de una historia geológica turbulenta que ha sacado de los viñedos de Alsacia casi todas las formaciones, desde primarias hasta cuaternarias. Hace 150 millones de años, el mar invadió lo que hoy es el valle del Rin. Sobre la roca madre primitiva de granito se han ido depositando numerosas capas sedimentarias, areniscas, calizas, margas... 

La huella del terroir confiere a los vinos de Alsacia un toque a la vez singular y complejo: todos los elementos compuestos y formados por los terroirs trascienden a la vid. En las pendientes más altas, el suelo es de origen volcánico, con esquistos y granito, siendo de grava, arcilla y limos en las más bajas. Los suelos con mayor pendiente son poco profundos mientras que en las ondulaciones más bajas, son más hondos. 

Hablemos de la edafología local…



Bordeando las montañas:

•Graníticos y gneis: compuestos de rocas eruptivas y magmáticas que se fisuran y disgregan para formar arena grosera llamada arena granítica. Aquí los vinos son muy expresivos, debido al pH ácido de estos suelos. 
•Esquistos: se trata de una roca estratificada procedente de la compresión de la arcilla en el seno de la corteza terrestre. 
•Volcánicos y sedimentarios: roca dura y compacta que se disgrega con dificultad. Vinos, de aromas ahumados, amplios, bien estructurados.
•De arenisca (gres): arenas de cuarzo cimentadas, próximas al granito, con el mismo carácter ácido y arenoso. Los vinos tienen una columna vertebral ácida más vertical, siendo menos aromáticos. 

Colinas sub-Vosgos:

•Calcáreos: de origen marino y de la era secundaria. Se disgregan fácilmente dando lugar a suelos muy pedregosos (grava o gravilla). En estos terroirs químicamente básicos, los vinos tienen buena acidez evolucionando hacia un carácter cítrico con los años.
•Margo-calcáreos: compuestos de espesos depósitos de arcillas (margas) y cantos rodados calcáreos que forman una roca conglomerada. Los vinos son generosos y largos en su juventud y envejecen muy bien, con carácter mineral. Cuanto más importante sea la parte calcárea, más finura tienen loa vinos.
•Margas y gres: se trata siempre de desprendimientos del terciario cuyos cantos rodados son de gres. Las margas proporcionan fuerza al vino mientras que el gres lo aligera.  
•Arenisco-margo-calcáreos: constituidos de arcillas, calcáreos y gres. Terroirs fértiles en los que las margas aportan fuerza, mientras que el calcáreo y el gres aportan frescura. Los vinos requieren tiempo para ensamblar estos componentes algo antagónicos. 
•Arenisco-calcáreos: raros en Alsacia. Se trata de calcáreo y gres en diferentes proporciones. Muy pedregosos (grava y gravilla), fertilidad mineral débil. Los vinos se expresan con unos aromas florales bastante intensos. 
•Arcillo-margosos: la arcilla es el componente esencial de estas rocas blandas, pero compactas, muy fértiles. Los vinos tienen una estructura potente de evolución lenta. La fuerte presencia de arcilla explica cierta percepción tánica… aunque se trate de vinos blancos. 

Llanuras:

•Piedemonte y coluviales: constituidas en la era cuaternaria, los coluviales (abanicos aluviales) son depósitos de baja pendiente, desprendimientos de vertientes y conos de deyección de los valles vosgianos. Aquí los vinos son diversos. 
•Aluviales: son suelos de perfil poco desarrollado, formados de materiales transportados por corrientes de agua, con una acumulación de materia orgánica. Son oscuros y de mala filtración. 
•Loess y “lehms”: el loess es un depósito de la época glacial del cuaternario aportado por los vientos. Se trata de un limo amarillo pálido que debido al lavado se convierte, en lehm (de color marrón oscuro) más arcilloso. Los vinos expresan aquí una gran mineralidad. Marcados por la frescura, deben apreciarse en su juventud. 

LAS AOC DE ALSACIA


AOC Alsace Grand Cru



Desde 1975, han sido 51 los “lieux-dits” determinados. La superficie de esas parcelas varía de 3 a 80 Ha, repartidas en 47 comunas.
En estos Grand Cru, están particularmente bien adaptadas las variedades: Riesling, Gewurztraminer, Pinot Gris y Muscat -de petit grain (de grano menudo), Rose de petit grain y Ottonel-. Sólo estas cuatro variedades llamadas nobles, están autorizadas excepto la variedad Sylvaner del GC Zotzenberg (en Mittelbergheim), GC Zinnkoepflé (entre Westhalten y Soultzmatt) y GC Mittelbergheim. 

AOC Crémant d’Alsace 

Después de los Champagnes, los Crémants de Alsacia son los vinos espumosos más consumidos y apreciados de Francia.
Tras el reconocimiento de la AOC Crémant d'Alsace, según el decreto del 24 de agosto de 1976, los productores de vinos de Alsacia se ampararon en este marco para la elaboración de un vino espumoso de calidad según unos requisitos comparables a los aplicados por los propios elaboradores de champagne.  
Pinot Blanc es la principal uva blanca del Crémant d'Alsace. Le confiere frescura y delicadeza. 
Riesling aporta notas vivas y afrutadas, llenas de elegancia y nobleza. 
Pinot Gris trae riqueza y estructura. 
Chardonnay contribuye a las notas finas y ligeras. 
Pinot Noir es la única variedad permitida en la elaboración del Crémant d'Alsace rosé, y por supuesto, es el origen de los Crémants Blancs de Noirs.
La toma de espuma “sur lattes” (en rima), no puede ser inferior a nueve meses.

Vendanges Tardives (VT) y Sélection de Grains Nobles (SGN)

Por decreto ministerial del 1 de marzo de 1984, las menciones VT y SGN designan grandes vinos dulces y licorosos respectivamente, elaborados a partir de bayas recolectadas en sobremaduración y seleccionadas a mano respectivamente. 
Pueden completar en la etiqueta las denominaciones Alsace o Alsace Grand Cru. 
Los VT y SGN deben presentar una riqueza en azucares particularmente elevada en el momento de la recolección y no pueden ser comercializados hasta después de 18 meses de envejecimiento. 
Para la elaboración de los SGN se vendimian sólo bayas afectadas por Botrytis cinerea, más deshidratadas. La concentración convierte las uvas más discretas en potentes, complejas y de una prolongación en boca extraordinaria. 

LAS BODEGAS VISITADAS:

DOMAINE XAVIER MULLER - (MARLENHEIM)




La familia Muller posee viñas desde los años 60. Entre 1960 y 1980 se dedican a cultivar además cereales, tabaco y ganadería y adquieren 3 ha de viñedo en lo que hoy es el Gran Cru Steinklotz. A partir de los años 80 aumentan la extensión de viñedo y van dejando el resto de cultivos. En la actualidad tienen 25 ha de viñedo en el término de Marlenheim con 10 ha situadas en el Gran Cru Steinklotz. Producen vinos dentro de la AOC Alsace, Cremant d’Alsace y Gran Cru Steinklotz.

MAISON  KLIPFEL (BARR)




Fundada en 1824 por Martin Klipfel, esta bodega es hoy en día una empresa familiar de 40 Ha. Martin adquirió el prestigioso Clos Zisser en 1830.  et son petit-fils, Su hijo Eugène y su nieto Louis Klipfel, fueron de los primeros en elaborar vinos de Vendanges Tardives y Sélections de Grains Nobles procedentes de los Clos Zisser et  Kirchbergde Barr, más de 60 años antes de que naciera la AOC de estas dos menciones. Con el paso de las generaciones, hoy esta Maison la dirige la familia Helfrich bajo el paraguas de las marcas Klipfel y Lorentz

MAISON CHARLES FREY (DAMBACH LA VILLE)




Originarios de Suiza, la familia Frey se establece en Alsacia a principios del siglo XVIII para el cultivo de la viña. En 1960 Charles Frey construye la primera bodega donde manipular y producir el vino de sus 4 ha. En 1997 convierten todo el viñedo a cultivo biodinámico y en 2010 construyen una nueva bodega completamente bioclimática con materiales naturales donde elaborar el vino de sus 14 ha incluidos los del Gran Cru Frankstein.

DOMAINE LOUIS SIPP (RIBEAUVILLÉ)




Louis Sipp comenzó el negocio familiar al final de la primera guerra mundial. En 1920 sus vinos obtienen los primeros galardones y se convierte en una de las bodegas más conocidas de Alsacia en el periodo entre guerras. En los años 30 adquieren un espacioso local y construyen una bodega de más de 1000 m2. En los años 60 la capacidad de almacenaje asciende a 10.000 Hl. En la actualidad es la cuarta generación la que dirige la bodega que está certificada como ecológica desde el año 2003, con Etienne y Martine a la cabeza.

DOMAINE EMILE BEYER (EGUISHEIM)




Los comienzos de esta bodega se remontan al siglo XVI y después de 14 generaciones sigue en manos de la misma familia. Desde 2016 trabajan en agricultura biodinámica las 17 ha de viñedo incluyendo el Gran Cru Eichberg y Gran Cru Pfersiber.



LOS VIÑEDOS GRAND CRU VISITADOS:


GRAND CRU STEINKLOTZ




Situado a las puertas de la ruta de los vinos de Alsacia junto a la villa de Marlenheim, con una altitud entre 200 y 300 metros con orientación sur-sureste y microclima soleado. Los suelos tienen un bloque calcáreo de 20 cms en la parte oriental junto a zonas ricas en guijarros. Superficie total 40,60 Ha en las que predominan Pinot Gris, Riesling y Gewürtztraminer.

GRAND CRU KIRCHBERG DE BARR




Situado al este del macizo del “Champ du Feu” sobre las colinas de los Vosgos. Orientación sudeste con una altitud entre 215 y 315 M. Los suelos son calcáreos y ricos en cantos rodados pequeños. Superficie total 40,63 Ha y predominan la Pinot Gris, Riesling y Gewürtztraminer. 

GRAND CRU KIRCHBERG DE RIBEAUVILLE




Linda al sur con la villa de Ribeauvillé y al este con el Gran Cru Geisberg. Orientación sur- sudoeste con una pendiente muy marcada. Altura entre 270 y 350 M. Suelos con margas calcáreos y bastantes guijarros. Superficie total 11,40 Ha. Variedades, Riesling, Muscat, Pinot Gris y Gewürtztraminer.

GRAND CRU FRANKSTEIN




En las laderas de Frankstein y junto a la villa medieval de Dambach. Tiene una altitud entre 220 y 310 M, con orientación este y sur. Los suelos son graníticos con algo de arenas. Superficie total 56,20 Ha. Variedades Riesling y Gewürtztraminer.

GRAND CRU OSTERBERG




Junto a Ribeauvillé limita al oeste con el Gran Cru Geisberg. Ladera de pendientes fuertes y medias con orientación este y sudeste y una altitud entre 250 y 350 M. Suelos arcillosos y con guijarros. Superficie 24,60 Ha. Variedades Pinot Gris, Riesling, Gewürtztraminer y un 1% de Muscat.

GRAND CRU EICHBERG




Con una altitud entre 220 y 340 M. y orientación sudeste, este viñedo se sitúa al pie de tres castillos y está abrigado por los Vosgos. Tiene un microclima seco y cálido. Los suelos son calizos con margas y aluviones con zonas de arcillas sílices y guijarros. Superficie de 57,62 Ha. Variedades Pinot Gris, Riesling y Gewürtztraminer.

GRAND CRU PFERSIGBERG




Las laderas de este Gran Cru tienen una orientación este y sudeste, bien soleadas. Suelos ricos en cantos rodados con margas y areniscas. Superficie total 75 Ha .  Variedades, Riesling, Muscat, Pinot Gris y Gewürtztraminer.

CIUDADES PRINCIPALES VISITADAS:

STRASBOURG




Sin duda vale la pena comenzar por la zona de “Petite France”, donde se ubica nuestro hotel. Es una antigua zona de pescadores con casas típicas de la región, muchos restaurantes y casas muy fotogénicas. En la plaza de la Catedral encontraremos además de la Catedral de Notre Dame con su reloj astronómico, la Casa Kamerzell con sus 65 ventanas decoradas, la casa más bonita de Estrasburgo. También encontraremos en la misma plaza la farmacia más antigua de toda Francia. Cerca de la Plaza de la Catedral encontraremos el Palais Rohan sede del Museo de Arqueología, Museo de Artes Decorativas y Museo de Bellas Artes.

COLMAR




Siendo una ciudad pequeña, es la más importante y bonita de la región después de Estrasburgo. No hay que perderse la “Petite Venise” con sus canales, casas de madera y calles adoquinadas. El centro de Colmar es literalmente “de cuento” con casas de madera de colores vistosos y calles peatonales. En cuanto a edificios para visitar: la Colegiata de San Martín y la iglesia de los Dominicos.

GASTRONOMÍA TÍPICA…


CHOUCROUTE: Aunque es un plato típico de Alemania estamos a pocos kms y Alsacia fue alemana en el pasado. Es un plato que incluye col fermentada acompañada de embutidos tradicionales de la zona, a menudo ahumados.

TARTE FLAMBÉE: Es una especia de quiche con un relleno hecho de nata, cebolla, jamón, bacon, y queso aunque también se añaden otros ingredientes.

BAECKEOFFE: Estofado de carne de cerdo macerado en vino de la zona, con patatas.

BRETZEL: Bollo salado con forma de lazo, parecido a la “fougasse”.

MUNSTER: Como no podía ser de otro modo Alsacia también tiene su queso. Este es el Munster.

No hay comentarios:

Publicar un comentario